FANDOM


Roswell 01.jpg

Según los testimonios recogidos, la Nave estrellada en Roswell en 1947, no era el típico Platillo Volador, sino que tenía más bien forma de mantarraya.

Se denomina Caso Roswell o Incidente Roswell al estrellamiento de una Nave Extraterrestre en las cercanías de la localidad de Roswell (Nuevo México, Estados Unidos) la noche del 3, ó el 4 de Julio de 1947. Los restos de la Nave y los cadáveres de sus 3 tripulantes habrían sido trasladados por los militares al Hangar 18 de la Base Wright-Patterson, y posteriormente al Área 51.

Reconstrucción de los hechos

Ésta es la reconstrucción de los sucesos ocurridos en Roswell, basándose en los testimonios de cientos de personas:

Viernes 4 de Julio de 1947:

Roswell 02-0.jpg

Antes del anochecer, se desató la peor tormenta que se recordara en Roswell. A las 21:50 Hrs, Dan Wilmont y su esposa, observaron un objeto luminoso volando a unos 500 mts sobre su casa en dirección sureste, justo donde se encontraba el centro de la tempestad.

Más tarde, William Wood y su padre, vieron un «brillante meteoro», de color blanco con una larga estela roja, cruzar el cielo y descender a gran velocidad hacia el horizonte. En medio de la tormenta, el granjero «Mac» Brazel, su familia y algunos vecinos de la zona escucharon una extraña y violenta explosión, en nada parecido a un relámpago.

Sábado 5:

Con las primeras luces del día, Brazel realizó una inspección del rancho a caballo. Inesperadamente, descubrió en la parte sur de sus tierras una extensa zona cubierta con delgados trozos de metal y algo que parecían «pequeñas vigas de madera», talladas con desconocidos jeroglíficos en color violeta.

La textura y aspecto del metal era muy similar al papel aluminio, pero de una dureza inusual, prácticamente irrompible. Las vigas medían unos cuántos centímetros de diámetro, con el peso y la apariencia de madera de balsa, y aun así tan dura como los fragmentos del extraño metal.

Brazel recogió algunos pedazos de ese material y se encaminó hacia la casa de Floyd y Loretta Proctor, sus vecinos más cercanos, para mostrárselos. Horas más tarde, Mac y sus hijos visitaron el sitio lleno de escombros y cargaron su vieja camioneta con muestras del material, para inspeccionarlo con cuidado en su casa.

Brazel se dirigió en su camioneta a la ciudad de Roswell, llevando una caja llena de pedazos del extraño metal para mostrarlo al Sheriff George Wilcox.

Wilcox y su hija, Phyllis McGuire, examinaron varias piezas del material mientras Brazel explicaba en cuál sitio del rancho las había encontrado. Posteriormente, el Sheriff llamó a la Base Aérea de Roswell pensando que pudiera tratarse de un avión accidentado.

El Coronel William Blanchard (Comandante del Escuadrón 509), el Mayor Jesse Marcel (Oficial de Inteligencia Aérea) y un agente de contrainteligencia acudieron casi de inmediato a la comisaría. Sabían que ningún avión norteamericano se había estrellado en esa zona, por lo que decidieron ir a investigar, con el temor de que se tratara de un avión espía soviético que hubiera burlado el radar.

Los oficiales interrogaron a Brazel y estudiaron los pedazos de metal. Blanchard le pidió al ranchero algunas piezas para analizarlas y regresó a la Base, no sin antes ordenar a Marcel y a su compañero que fueran a revisar el sitio del accidente.

Blanchard estaba seguro de que eran restos de un extraño avión soviético; sin embargo, los mandó de inmediato por vía aérea a sus superiores, los Coroneles Allan Clark y Thomas Dubose, en la Base Aérea de Fort Worth. Éstos, desconcertados por las características del material enviaron las piezas metálicas a bordo de un avión B-26 directo a Washington, para que fueran analizados por especialistas.

El Mayor Marcel y el agente de contrainteligencia pasaron la noche en el rancho de Brazel.

Domingo 6:

Roswell 03.jpg

Muy temprano, Brazel llevó a los dos militares al lugar del impacto. Los escombros cubrían un área quemada en forma de abanico, de unos 1.200 mts de largo por 900 de ancho. Parecía que algo se había estrellado y rebotado, para impactarse en otro sitio más alejado hacia el Oeste.

El Mayor Marcel comprobó que todos los restos metálicos eran tan ligeros y delgados como una hoja de papel periódico, pero de gran dureza, imposible de romper.

Durante el resto del día, los dos oficiales cargan sus respectivos automóviles con todo el material que pudieron, y ya entrada la noche, dejaron el rancho para regresar a la Base Aérea de Roswell.

Lunes 7:

Poco después de las 2 Hrs, el Mayor Marcel, emocionado por el descubrimiento se detuvo en su casa antes de llegar a la Base para mostrarles a su esposa y su hijo de 11 años el metal encontrado en el rancho de Brazel. Aún no se había clasificado el asunto como secreto, por lo que tuvo la libertad de enseñárselo a su familia durante más de una hora y enseñarles sus extrañas características.

Cuando le preguntaron de dónde provenían los restos, el Mayor respondió que podían ser de un avión espía ruso, o tal vez de un Platillo Volador. Posteriormente, llevó las piezas al auto y se dirigió a la Base.

A las 6 Hrs, Marcel y el agente de contrainteligencia se entrevistaron con Blanchard en su oficina de la Base. Hablaron sobre lo que descubrieron en el rancho de Brazel y los trozos que habían recolectado, e hicieron la mención de que el objeto que allí se había estrellado no parecía haber sido fabricado en este planeta.

El Coronel Blanchard ordenó al Mayor Edwin Easley que colocaran un puesto de guardia con policías militares alrededor de la zona del accidente, negando el paso a cualquier persona que no portara una autorización oficial. También llamó al Cuartel General en Fort Worth, para informar que Marcel había regresado con más restos del objeto.

Simultáneamente, varios científicos del Pentágono fueron enviados a Roswell. Al poco tiempo, Washington descartó la posibilidad de que los restos fueran de fabricación rusa.

A las 7:30 Hrs, el Coronel Blanchard convocó a una reunión de urgencia con todos los directivos de la Base para discutir sobre el hallazgo y organizar una rápida operación de rescate; se mencionó que el objetivo era un posible Platillo Volador accidentado.

El Teniente Walter Haut, oficial militar de prensa, al enterarse del asunto, comenzó a preparar un comunicado para dar a conocer la noticia al público y, sin permiso de sus superiores, llevó la noticia a la ciudad para dos periódicos y dos emisoras de radio.

Mientras tanto, el agente de contrainteligencia y su asistente, se dirigieron al rancho de Brazel con otro destacamento de policías militares para reforzar la vigilancia en toda el área y luego conducir a Brazel a la Base Aérea.

Antes del mediodía, el Teniente Haut había terminado su boletín de prensa y había enviado copias a las estaciones de radio y periódicos de Roswell.

Martes 8:

Roswell Daily Record.jpg

Portada del Roswell Daily Record del Martes 8 de Julio de 1947, anunciando: «Fuerza Aérea captura Platillo Volador en un rancho en la región de Roswell».

Durante la mañana, la noticia del Platillo estrellado apareció en los periódicos habiendo sido retransmitida a varios países. Furioso, el Coronel Blanchard ordenó al Teniente Haut que hiciera algo para detener y desmentir las llamadas telefónicas que llegaban de todo el mundo.

El Coronel Blanchard, convencido de que el resto del objeto se tuvo que haber impactado en algún sitio más lejano hacia el Oeste, ordenó al Mayor Marcel que realizara una inspección de la zona.

Roswell 04.jpg

A más de 100 Kms del rancho de Brazel, y al final de un largo surco de tierra levantado, los helicópteros descubrieron un misterioso objeto metálico de 10 mts de diámetro.

Marcel transmitió su ubicación a la Base Aérea, de donde partieron de inmediato varios camiones con personal armado para cercar el área. Brazel, quien conocía bien aquellas tierras, guió al grupo hasta donde se encontraba el objeto, cerca del poblado de Magdalena.

Antes de que los militares llegaran, el topógrafo Grady «Barney» Barnett, quien se encontraba trazando canales de riego en ese lugar, descubrió el aparato accidentado y pudo inspeccionarlo muy cerca. Según sus palabras, el objeto estaba parcialmente destruido con un gran boquete en un costado. Afuera, los cuerpos sin vida de 3 seres pequeños de un metro de estatura, cabeza grande, piel pálida y cuerpos muy delgados, vestidos con trajes ajustados de una sola pieza en color gris.

Barnett observaba con cuidado los restos, cuando un grupo de estudiantes de arqueología que buscaba fósiles llegó al lugar. Ellos también vieron los cadáveres pero antes de que pudieran hacer algo, arribó un jeep del ejército.

Uno de los arqueólogos afirmó que un oficial armado, y en abierta actitud intimidatoria, les ordenó que se alejaran, debido a que era un asunto de seguridad nacional, por lo que no deberían mencionar a nadie lo que habían visto; en caso de no acatar la orden, el gobierno los podría localizar y tomar represalias.

Momentos más tarde, después de tomar sus datos e identificaciones, Barnett y los estudiantes de arqueología fueron evacuados del área. El Coronel Blanchard y varios oficiales de Washington se dirigieron al sitio donde se estrelló el objeto para supervisar el rescate y evitar más errores.

Ya entrada la tarde, Brazel estaba de regreso en Roswell, donde se encontró con Walt Whitmore, de la Estación de Radio KGFL, quien lo llevó a su oficina para grabar una entrevista con él. Posteriormente, hospedó a Brazel en su casa para mantenerlo alejado de los militares, y garantizar la exclusividad de la entrevista.

Al poco tiempo, recibió una llamada de Washington, advirtiéndole que si transmitía la entrevista iba a perder de inmediato su licencia. De modo simultáneo, oficiales de la Base Aérea inspeccionaron las oficinas de los periódicos y radiodifusoras, confiscando cualquier cosa relacionada con el asunto, así como todas las copias del boletín de prensa elaborado por el Teniente Haut, y los ejemplares de periódicos del día anterior que aún circulaban.

Mientras tanto, Merle Tucker y Lydia Sleppy, de la Estación de Radio KSWS en Roswell, enviaban un teletipo a otro estado informando del objeto estrellado cuando la comunicación de su aparato se interrumpió para recibir un mensaje del FBI, que ordenaba detener la transmisión por razones de seguridad nacional.

En la Base de Fort Worth, el General Ramey, el Mayor Marcel y el Oficial Irving Newthon, recibieron a varios reporteros a quienes les mostraron los restos de un globo aluminizado, explicando que por un grave error éste había sido considerado como un Platillo Volador.

Posteriormente, el General Ramey fue entrevistado en la Estación de Radio WBAP de Fort Worth, donde declaró que los oficiales habían sido engañados por un globo. Mientras tanto, en Roswell, los cadáveres eran transportados en un camión al hospital de la Base.

Glenn Dennis, dueño de la funeraria de Roswell, recibió varias llamadas telefónicas del hospital de la Base Aérea, preguntándole sobre la conservación de los tejidos y las sustancias químicas que era necesario emplear.

Poco después, un camión cargado de hielo seco llegó al hospital. Los cadáveres fueron guardados en un contenedor, y está depositado en un hangar vigilado por guardias armados.

Los restos del objeto también fueron llevados a la Base y depositados en contenedores. Algunos fueron enviados de inmediato a la Base Wright-Patterson, en Dayton (Ohio).

Miércoles 9:

Todos los periódicos de Roswell publicaron que el objeto había sido un globo mientras el ejército reanudaba la recuperación de los restos, limpiando todo y borrando cualquier indicio de su presencia.

Un contenedor de madera sellado y sin marcas, fue depositado en la cabina de bombas del avión B-29 con número de cola 7301, custodiado por más de una docena de guardias fuertemente armados. El cargamento fue enviado a Fort Worth donde lo recibió un grupo de altos oficiales y un médico forense. A la tripulación del B-29 se le advirtió que no comentara con nadie lo que habían hecho. Oficialmente, ese vuelo nunca se realizó.

En tanto que el ranchero Mac Brazel era llevado nuevamente a la Base Roswell por un grupo de militares, donde fue sometido a un fuerte interrogatorio. Después fue conducido a las oficinas del periódico Roswell Daily Record para una entrevista preparada por los oficiales de la Fuerza Aérea.

Brazel declaró a los reporteros que el descubrimiento en su rancho fue erróneamente descrito por el ejército como un Platillo Volador, a pesar de ello, Brazel concluyó diciendo: «Pero estoy seguro de que lo que encontré no era un globo de observación meteorológico».

Durante su estancia en la prisión de la Base Aérea, Brazel fue sometido a una fuerte presión por parte de los militares para que no dijera nada de lo que había visto.

Viernes 11:

El ejército se retiró de los dos sitios donde se habían efectuado los rescates. A quienes participaron en la operación, se les explicó que había sido una tarea clasificada por el Gobierno como altamente secreta, por lo que no podían mencionar a nadie lo ocurrido.

Martes 15:

Mac Brazel regresó, por fin, a su rancho donde no encontró evidencia alguna de que el ejército hubiera estado presente, ni restos de la Nave estrellada.

La punta del iceberg

En Mayo de 1979, el investigador Bob Pratt entrevistó al Mayor Marcel, y publicó un artículo en el que éste admitió ser el oficial de inteligencia que recuperó los restos de la Nave Alienígena.

Posteriormente, en Enero de 1980, el ufólogo Len Stringfield, da a conocer un reporte en el que el Mayor Marcel narra toda la historia de lo ocurrido.

A partir de ese momento, varias personas involucradas en el Caso Roswell se deciden a proporcionar sus testimonios a diversos investigadores, quienes han logrado encontrar a más de 750 testigos que confirman lo ocurrido.

Fraudes y desinformación

BeWitness.jpg

Foto diapositiva presentada en el Evento «BeWitness» (Ciudad de México, 5 de Mayo del 2015) como la imagen del cadáver de uno de los tripulantes de la Nave estrellada en Roswell; pero todo indica que se trataría de la momia de un niño de dos años exhibida en una vitrina de museo.

El 5 de Mayo de 1995 se dio a conocer el mundo lo que pretendía ser el video auténtico de la autopsia practicada a los Alienígenas de la Nave estrellada en Roswell, pero no era más que un mal montaje.

El 5 de Mayo del 2015 se dio a conocer al mundo una fotografía que pretendía ser el de uno de los cadáveres de los tripulantes de la Nave; sin embargo, todo parece indicar que se trata de la momia de un niño de dos años exhibida en una vitrina de museo.

Fuente principal para este artículo

  • «Colisión Ovni» (Edición Especial de Revista «Contacto Ovni», N° 1 - Octubre de 1996).

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar